Flight

Por Constance Jones

 

 

El grabado de título Flight, con medidas de 51 x 43 cms y con la edición 17/60 elaborada en el año 1998, es una de las pieza incluidas en la serie Beast del último periodo creativo (1980-2011) de la artista Británica-Mexicana Leonora Carrington, y se encuentra actualmente en exhibición en el Centro de las Artes de San Luis Potosí, México.

 

Al ver por primera vez la pieza, se observa en apariencia una persecución con personajes fantásticos, pero al ir analizando a cada uno de ellos y conociendo la vida de la autora es posible interpretarlo como un episodio onírico de su pasado, en el que se ve a un hombre de aspecto peludo, mostrando angustia en su rostro, corriendo como si volara y con un gato sobre su espalda, arriba de su cabeza se ve una aureola, quizás demarcando al personaje bueno, y sobre su cuello cuelga un amuleto con un extraño símbolo. Por detrás, aparece una enorme bestia que se mueve con prisa, mostrando sus grandes y temibles garras con un piercing en forma de tridente colgando de su nariz. El hombre peludo huye de la bestia dentro de una turbulencia de líneas que siguen un rumbo y a la vez se yuxtaponen en ciertas zonas creando un cerco sin salida.

Flight
1994
Grabado

Carrington muestra el sutil manejo de las líneas con la técnica del aguafuerte, que consiste en sumergir placas de metal en una solución de ácido en agua, método indirecto del grabado que actúa por penetración ácida en el dibujo previamente marcado sobre la placa. Las calidades de la línea dependen de la cantidad de veces que se sumerjan las placas y del tiempo de exposición a la solución, en este grabado son cinco exposiciones y por lo tanto se pueden apreciar cinco calidades en las líneas. De esta manera, logra diferentes intensidades tonales en puntos específicos de la obra, otorgándole una contundente fuerza a la misma. A su vez la luz juega un papel importante en la composición, ya que ofrece un punto de descanso visual a la pieza, alrededor del hombre peludo, en una obra meramente monocromática.

 

“ Siempre he tenido acceso a otros mundos, todos lo hacemos porque soñamos”

 

Inmortal frase de Carrington en la que muestra una de las fuentes de inspiración para la creación de sus obras surrealistas. Pareciera que en esta pieza pretendiera plasmar una pesadilla, haciendo alusión a su pasado, en el que el personaje del hombre peludo la representaría a ella misma, huyendo de uno de los tantos momentos críticos de su vida, probablemente entre los años 1939-1941 en los que la guerra o el psiquiátrico o quizás su padre, podrían relacionarse con la bestia, mientras que el gato, uno de los seres vivos que ella más amaba y que siempre le acompañarían en su vida y su mundo fantástico, huiría también.

 

Carrington plasmaría en sus obras sus inquietudes, temores, sueños y anhelos como un medio de escape al igual que su buena amiga Remedios Varo. Para ambas el anhelo de la paz emocional fue lo que las orillaría a encontrarse con el surrealismo logrando la libertad a través de la pintura. En la obra de ambas creadoras se encuentran muchas similitudes, incluso hay quienes las confunden quizás por el uso de los personajes fantásticos, pero la realidad es que cada una elaboraba sus piezas con un estilo propio construido por sus experiencias personales, ahí se destaca la de Carrington por ser más autobiográfica. Parte de su legado fue transmitir los sueños, esos estados de la conciencia que según creía siempre transmitirían un mensaje, dispuesto a su decodificación.

 

Leonora Carrington fue una artista polifacética con una numerosa cantidad de obras, entre pinturas, grabados, esculturas, textos y puestas en escena. Posteriores a su deceso, siguen apareciendo piezas inéditas, algunas de ellas en exhibición por primera vez en el Museo de Sitio del Centro de las Artes de San Luis Potosí, México.

Sin título
2003
Grabado
Mnemotic
s/f
Grabado
Cave
1998
Grabado