Vientos de un Microsueño

En marzo de 2018, el compositor y artista sonoro Ivan Sánchez creo la pieza Vientos de un microsueño para el Museo Leonora Carrington San Luis Potosí. En esta composición, Sánchez utiliza los instrumentos microtonales del compositor de vanguardia Julián Carrillo para crear ambientes sonoros que acompañan a los cuentos del libro Leche de sueños de Leonora Carrington.

 

MLC: me parece que tu obra ahonda en el concepto del audiolibro. Es una narración de los cuentos de Carrington, pero también una pieza sonora que pone en dialogo a la artista con la obra de un compositor mexicano, Julián Carrillo, y con tu propia obra ¿Cuál fue el resultado de este encuentro entre artistas?

 

Ivan Sánchez: Me parece muy interesante tu percepción de la pieza, un trabajo que pueda acercarse al concepto de audio libro por la conexión entre literatura y música pero que se traslada hacia otras manifestaciones del arte sonoro como la poesía sonora o a la música escénica pero presentada a través de bocinas en una sala de museo. De inicio supe que la obra de Leonora Carrington podría ser acompañada con sonoridades de tipo contemporáneo, sin embargo el reto era encontrar un mecanismo que pudiera amalgamarse a las imágenes surrealistas y a una temporalidad ambigua; los pianos metamorfoseadores de Julián Carrillo (construidos a principios de los 50´s), me parecieron el mejor vehículo para crear paisajes oníricos que acompañaran las historias e intensificaran las potentes imágenes descritas en los cuentos. De esta forma, mi participación en la creación musical fue prácticamente un fluir conducido.

 

MLC: ¿Qué te llamó la atención en estos cuentos?

 

IS: Como recordarás, me fue difícil escoger una obra de Leonora Carrington para tomarla como tema, toda su obra es fabulosa y da para mucho. Decidí que su trabajo literario sería una buena oportunidad para un acercamiento interdisciplinario y en cuanto conocí Leche de Sueños, una serie de cuentos cortos con características únicas y fascinantes, me sentí conectado y empecé a trabajar con ellos.

 

MLC: Tu hija colaboró en el proyecto con la narración de los cuentos. Me has comentado que lo hizo como toda una profesional ¿Qué le parecieron a ella los cuentos?

 

IS: Carrington hizo los cuentos para sus hijos, así que pedí a mi niña de 11 años (Maria Pía, a quien le gusta la actuación), que me ayudara con su lectura. El resultado de la grabación fue asombroso, además muy divertido. A ella le encantaron los cuentos por su imaginación desbordada e ingenuo sentido del humor. El reto intelectual que ofrece la escucha de estos cuentos fue estimulada y trans-dimensionada por la voz infantil proyectada a través de una bocina que experimenta con ilusiones acústicas.

 

MLC: En cuanto a la composición ¿cuál fue tu perspectiva para acercarte a la obra literaria de Carrington?

 

IS: Siempre me he sentido atraído por la obra de Carrington y los surrealistas, recientemente cuestionando si pudiera existir una manifestación musical comparable a esta corriente artística. Vientos de un microsueño es mi búsqueda personal por una analogía entre ambas disciplinas en este tema en particular, donde grabé improvisando en los pianos mientras escuchaba [en audífonos] las narraciones que serían usadas.

 

MLC: Vientos de un microsueño fue concebida para un espacio específico del museo, de tal forma que tomó la forma de una instalación sonora ¿Podrías comentar este aspecto de la obra?

 

IS: El espacio lo conocimos antes de empezar a crear la pieza, así que de inicio se pensó en una instalación donde se jugara con las limitadas posibilidades acústicas de la sala (antes una celda), y que se pudiera conseguir una vivencia íntima y experiencial. Técnicamente fue resuelto con la colocación de paneles absorbentes, un sistema de reproducción multicanal y el uso de una bocina experimental de ultrafrecuencias creada por el músico, compositor e inventor Mauricio Valdés. Sin embargo la pieza también funciona en otros medios, por ejemplo cuando terminó la temporada de exhibición, “Vientos de un microsueño" fue invitada para ser interpretada en vivo en una de sus noches de museo; la experiencia quienes la interpretamos fue maravillosa y al público la aceptó con gusto, también fue seleccionada para participar en la Muestra Internacional de Música Electroacústica MUSLAB 2018.

 

MLC: ¿Cómo se relaciona esta pieza con el resto de tu producción?

 

IS: Normalmente no me detengo a observar o analizar los procesos de lo que estoy haciendo; mi trabajo de producción siempre parte de temas de investigación, que junto a la ejecución como oficio principal, suelen ser mas constantes que la disciplina de sentarme a componer. Creo que en esta ocasión la dinámica fue mas acentuada.

 

MLC: Para el museo es muy importante acercar a nuevos públicos y generar nuevas formas de acercarlos a la obra de Carrington ¿Qué te dejó esta experiencia y qué comentarios escuchaste?

 

IS: La pieza que realicé para la inauguración obtuvo buenos comentarios, a algunas personas les daba miedo escucharla y a otras les gustó encontrarse con el halo de magia que se creaba en la sala; el ambiente que crea el museo en general es inolvidable para quien asiste y ofrece muchas maneras de percibir, disfrutar e imaginar. Me parece que la enseñanza en la obra de Carrington, es el ser generoso con nuestra imaginación, andar el camino con valiente audacia y disfrutarlo con sentido del humor.